martes, 8 de marzo de 2011

Mystic improvisation

Metempsychosis hace referencia a la pieza musical del dúo japonés Jack or Jive. La primera vez que escuché esta melodía fue en el dulce descanso de una siesta. Mi mente flotaba sobre esta canción, incluso cuando volvió a sonar de nuevo. Durante aquel breve descanso de la tarde, el devastador sentimiento y fuerza del sonido introductorio del piano junto con la voz frágil y delicada de Chako me transportaba a un estado fugaz de nostalgia, alegría y pena. Así fue como verdaderamente conocí a Jack or Jive, a través de las emociones enigmáticas propias del sueño. Una vez despierto, fue en esa misma tarde que no paraba de escuchar el disco Kenka, donde está incluida esta pieza y con la que abre el álbum. Jamás perderé la esperanza de que vengan a Barcelona, algún día o al menos en una ciudad relativamente próxima.

A través del youtube encontré un video de una bailarina, que interpretó una danza improvisada con esta melodía. Lo más característico de Jack or Jive es sus sonidos que carecen completamente de letra. Sin embargo, su carga de emoción es inmensurable y consecutivamente está evocando aquellas pasiones y sentimientos sostenidos en lo más profundo del ser humano. Viendo esta maravillosa improvisación repleta de emociones desconocidas, siento que la danza es una de las formas de expresión más anímica y potencial del ser humano desde su profunda subjetividad. Es un deseo absurdo y desconocido para la razón misma. Simplemente es el propio impulso interno situado en las mismas entrañas del hombre y carente de cualquier motivo genérico. En aquel maravilloso instante la expresividad de uno mismo lo es todo, formando parte de esta conexión mística entre la subjetividad y su expresividad evocada a su mismo entorno, como un ser libre de la naturaleza. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario